¿Qué ha sido para mí ser padre?

José Manuel Ventura


Como toda pregunta, la respuesta depende en buena medida, de la época y la persona que la responda. En mi caso, ser padre ha sido una experiencia única. El día que me enteré de que mi esposa estaba embarazada, mi mente simplemente se desconectó. Aunque era algo que deseábamos, me doy cuenta de que el día del nacimiento de nuestro hijo, fue el día en que realmente entendí todo lo que ello representa. Es, sin lugar a duda, la mejor experiencia de mi vida, porque por más esfuerzo, cansancio y desesperación -entre otros-, siempre veo que todo eso es por esa nueva vida que está vinculada directamente a nosotros.


La Noticia. Hubo días de mucho miedo. Recuerdo el día del primer eco, ese fue el más estresante de todos, quería verlo y saber que estaba ahí. Hasta ese día todo era como un limbo. Nunca me habían temblado tanto las piernas y hasta el momento en que -por fin- pude escuchar su latido y el doctor nos confirmó que mi esposa estaba embarazada, tuve un gran miedo de que la prueba se hubiese equivocado.


La Gestación. La etapa de embarazo, como todos sabemos, es una época de muchos sentimientos y trabajo para preparar todo. Como padre y esposo era doble preocupación, una por mi esposa y otra por mi hijo. Tuve que aprender a manejar no sólo mis necesidades, sino, por supuesto, todos los cambios emocionales y físicos que mi esposa comenzó a experimentar al tiempo que crecía el bebé y comenzábamos a preparar todo para su llegada.


· Si pudiese dar un consejo sería priorizar y en este sentido, las listas son esenciales: organizar anticipando lo más importante e ir paso a paso. Son muchísimas cosas, pero no todas son igual de importantes al principio, y en cada momento hay algo que es prioritario, por lo que es mejor estar organizado y seguir el orden.

· Otro consejo sería preguntar, tomar las referencias de otros. Lo que nos venden las publicidades no siempre es lo más importante, pero también no siempre lo que les funcionó a otros, nos funcionará a nosotros. Nuevamente, hacer listas e ir viendo qué es lo que realmente se necesita y qué puede realmente ayudarte a hacer las cosas más sencillas, es esencial.


En relación con la paternidad para los padres que queremos vincularnos en un cien por ciento en la crianza de nuestros hijos, nos encontramos en muchas ocasiones, un poco excluidos. Se sigue colocando a la paternidad en un segundo plano y hay muchos prejuicios en torno a los hombres, tildándonos de desastrosos o de que no tenemos ese instinto necesario. El material de apoyo, guías y ayuda que hay para que los hombres transiten por la paternidad, es escaso. Los hombres y las mujeres sentimos y pensamos diferente -aunque tengamos cosas en común-, así como también, llevamos las cosas de manera diferente. La verdad es que nos encontramos en un segundo plano porque se percibe el rol de los padres como secundario o accesorio.


No se reconoce que nosotros también pasamos por cambios significativos en nuestra vida y que nos enfrentamos a una experiencia completamente nueva, en donde ni siquiera se habla de un instinto paternal. Ser padre comienza a ser una experiencia única desde el primer momento, nosotros vemos como nuestras compañeras cambian al tiempo que se enfrentan a todos ese proceso y queremos entenderlos, ayudar, hacerlos menos complicados, pero no tenemos las herramientas para ello. Para un padre el cambio no ocurre a nivel corporal pero los cambios sí van ocurriendo emocional y mentalmente.


En muchos casos, a lo largo de nuestra vida nunca nos hablan de la paternidad activa y de cómo llevarla a cabo, creo que ese ha sido el mayor obstáculo. Querer dar lo mejor de ti y estar seguro de que ese es el resultado que quieres, pero no saber cómo hacer para llegar a él, es difícil para cualquier hombre. Ser padre es, aunque suene cliché, una experiencia única. El día que vi por primera vez a mi hijo me di cuenta de que todo realmente era posible y que luchar tanto tenía un sentido; algo que siempre había pensado tomaba más fuerza y es el hecho de que lo importante es dar un buen ejemplo, es ser el tipo de persona que quieres que tu hijo sea. Todo esto requiere más esfuerzo del que podemos imaginar, es seguir aunque estés tan cansado como nunca pensaste que podrías estar, o tener la paciencia que siempre dijiste que no tenías, cambiar toda tu vida por una vida, aunque lo importante en relación a esto último es que no podemos olvidarnos de nosotros y de nuestra pareja, porque todo va directamente relacionado, mantener los buenos hábitos (alimentación y cuidados), distraernos, tener tiempo de calidad, es crucial porque es lo que permite reactivar las energías para poder tener la capacidad de hacer todo lo necesario.


#Paternidad #PaternidadActiva #Masculinidad #Resiliencia


  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2018 by Amazona Foundation