Gisette Rosas, sin etiquetas pero con palabras

Actualizado: mar 9

Betty Gabriela Rodríguez


Gisette Rosas es una mujer de palabras y más concretamente, de palabras bonitas, de esas que edifican y nutren, de esas que te llevan a abrazar tu pasado para conectarte con el poder de decisión que tienes en tu presente. Gisette es la podcaster detrás del micrófono de ´Negra como yo’, un proyecto que busca enaltecer y celebrar la negritud latinoamericana.


Reitero y aclaro, Gisette es una mujer de palabras, no de etiquetas. Por eso, antes de describirse como comunicadora, venezolana, inmigrante, mujer negra o podcaster, Gisette se presenta tal cual es: esa persona que no tiene miedo a desnudarse ni a desnudar a sus invitados con el único objetivo de garantizar a otros, el derecho a soñar, sin limitaciones ni etiquetas. Consciente de los logros que han alcanzado sus invitados, su foco está siempre en descubrir las vivencias de ese ser humano que está frente a ella. Episodio tras episodio, Gisette pone de manifiesto esa humanidad que la caracteriza y que nos une más allá de todas las divisiones que han creado entre nosotros.


Venezuela


Para que ‘Negra como yo’ naciera, Gisette tuvo que dejar su país natal: Venezuela. 8 meses después de terminar el último examen para graduarse de periodista audiovisual, ya tenía todo listo para irse a Barcelona. Estaba lista para cumplir dos de sus sueños: vivir en el exterior y vivir por cuenta propia. Para ese momento, ya era toda una proeza comprar un boleto aéreo en el país, así que literalmente compró el pasaje en el aeropuerto, tan solo unas horas antes de embarcar. Muchos se hubiesen paralizado ante los distintos retos que supuso llegar sin dinero, sin apoyo y sin redes profesionales a un país extranjero, sin embargo, ella logró sortearlos uno a uno y abrirse camino en su profesión.


En su maleta metió esos recuerdos inolvidables de Chirimena que marcaron su infancia. Todos los años, durante 2 meses, se iba a este pueblo en la costa central del país junto a su hermano, sus primos y su abuela. Las idas diarias a la playa, los velorios de la Cruz de Mayo*, el olor a pescado fresco, el olor a repelente de zancudos, las fiestas, la música a todo volumen, estar en el mar hasta que los dedos se le arrugaran… todos esos recuerdos los lleva consigo a donde vaya. Chirimena no solo era el escape de Gisette, también ha sido siempre su cable a tierra y su primer sentido de pertenencia. Puede que el mar que hoy la abraza le haya dado la oportunidad de escuchar y amplificar su propia voz, pero fue el mar de Chirimena el que le mostró de dónde viene la belleza de su descendencia y hacia dónde va.


Barcelona


No se trata de que, si Gisette nunca hubiese emigrado, nunca hubiese existido ‘Negra como yo’. Ya en 2012, le paseaba la idea de crear un proyecto para reivindicar su pelo afro, pero los cuestionamientos que recibió la hicieron posponer el proyecto hasta el momento en el que llegó a esta ciudad en donde la diversidad es la norma. Barcelona fue ese lugar en donde las personas admiraron su pelo por primera vez, porque es bonito y natural. Es difícil alzar la voz en una sociedad que se empeña en meternos en un molde cortado con el mismo patrón y en donde los prejuicios están tan arraigados que ni siquiera somos capaces de reconocer que están allí: “En Venezuela no hay racismo”, “Yo tengo un amigo negro” que sirven de antesala a expresiones crueles como “Mejora la raza”, “Pelo malo” o “Tú no eres negro, negro, tú eres café con leche”. Se trata de que, si siguiese en Venezuela, el ruido de la crisis y de la inconsciencia colectiva hubiesen competido con su voz y su mensaje, en lugar de celebrarlo y multiplicarlo; así como sucedió en un principio cuando llegaron las opiniones no solicitadas sobre su estética afro.

Podcast


Gisette no quiere generar una matriz de opinión, ella quiere decir “existe esto, encárgate de ver de dónde viene y qué significa para ti”. Gisette inicia la conversación en espacios donde normalmente no se hablarían de estos temas y si es necesario, genera un poco de polémica y buzz con invitados que no forman parte de la comunidad afrolatina, pero que tienen la base mediática y la consciencia para tener cabida en estas conversaciones sobre negritud como aliados.


Siempre que tengo la oportunidad de conversar con ella le resalto la importancia del trabajo que hace y no soy la única que lo nota. Muchas chicas le dejan saber a través de mensajes en Instagram o YouTube que cuentan que gracias a los testimonios en ‘Negra como yo’ se han replanteado su identidad, han educado su entorno y abierto espacios para tener estas conversaciones.


En 2021, ‘Negra como yo’ viene con una 3era temporada, manteniendo la frecuencia de 2 episodios a la semana pero con una mejor curaduría de los temas a tratar. En el futuro Gisette se ve viajando por Latinoamérica, visitando los pueblos, mostrando las realidades (…) Confiesa que las entrevistas que más le han tocado fueron la de Shirley Campbell Barr (Costa Rica y Panamá), Luta Cruz (Chile) y Angelica Dass (Brasil), ya que a través de sus relatos sintió que viajó por distintas regiones del continente, confirmando que todas se enfrentaron a una problemática común: la falta de visibilización y el atropello de juventudes a través de distintas formas de abuso y agresiones verbales. También, le gustaría hacer un documental que muestre la otra cara de la negritud, que no solo sea educativo, sino también divertido y que evoque un sentido de unión. Sueña con recorrer la región desde las comunidades mayoritariamente negras en Brasil, hasta la Costa Chica en México donde están los pueblos de afro mexicanos más poblados. Su visión es que la base de la educación se haga desde un acercamiento directo, dando espacio para que quienes deseen ampliar y profundizar en un tema, puedan hacerlo bajo sus propios términos y sus propias visiones.


La misión de Gisette Rosas, en sus propias palabras:


“Quiero ser el espacio donde las personas negras cuenten sus historias de reconocimiento, donde se muestren como referentes para la comunidad y alimentemos consciencias de antirracismo luchando contra el prejuicio. Con ‘Negra como yo’ deseo que las mujeres afrolatinas no sientan vergüenza de sus raíces, de su pelo 4C... ¡Que muestren su afro bien explotado! Que las nuevas generaciones no se desarrollen normalizando las micro agresiones que yo recibía por mi fenotipo negro (…) Me gustaría que la historia se empiece a contar desde el sitio correcto, que se reconozca que hubo grandes civilizaciones dentro de las distintas etnicidades africanas (...) quiero, a nivel de mensaje, que más personas negras descubramos que somos más de lo que nos han contado porque creo que así, cambiaremos la forma de relacionarnos con el mundo.”


Para mí, Gisette es esa vocera extraordinaria y una pionera para mi generación. Me hubiese encantado llegar a ella justo cuando el movimiento Black Lives Matter ganó terreno en los titutales y en nuestras redes sociales. Cuando la conocí, sentí que hablaba con alguien que entendía mi visión de la igualdad, pero con otras vivencias y códigos. Los documentos técnicos, los reportes, las cifras están allí a la orden del día para quien quiera consultarlos, pero la humanidad, la sencillez y la cercanía son bienes escasos en la actualidad, porque resulta que hablar de cualquier tema de interés social es "un tema deliicado", "es un problema", porque claro, muchos sienten que "no se puede decir nada" porque "en cualquier momento se ofenden" o porque "quieren seguir en su posición de víctima". Pero resulta ser que ni a Gisette ni a mi nos mueve el discurso de lucha radical que profundiza las divisiones. Si algo me llevo de ella, es que todos tenemos algo que aprender y que cuando nos damos el permiso de escucharnos, abrimos la puerta para algo más grande que lo que habíamos soñado. Mi invitación es a que se regalen la oportunidad de descubrir la negritud con las palabras bonitas y sinceras de Gisette, a que conozcan su trabajo y se enamoren de sus sueños, que también son nuestros.


Recuerda que puedes apoyar el trabajo de Gisette en este mes de la mujer, a través de su cuenta de patreon.



* Los velorios De la Cruz de mayo que son una fiesta católico-pagana que da nombre al pueblo “Santa Cruz de Chirimena”.


114 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo