¿Aún quieres tener pareja?

Actualizado: may 1


Existe una diferencia entre tener pareja y hacer pareja. Para el primero, basta la compañía, para el segundo, hace falta mucho más. Hacer pareja implica el esfuerzo constante de tomar decisiones conscientes y negociadas entre ambas partes. El hacer trasciende del tener en el momento en el que dejamos de ser tú y yo, para crear un nosotros. Para nadie es un secreto que, las rutinas nos agobian, los conflictos nos desgastan y la vida nos abruma muchísimas veces, pero nada de ello debería ser una excusa para dejar de apostar por ese deseo de estar felices juntos.


El mantra para este Día de los Enamorados: “Si las parejas fuesen a terapia cuando ‘están bien’, evitarían muchas crisis… o al menos, ellas no tendrían el mismo impacto en su relación cuando suceden.”

Antes de desecharla o subestimarla por completo sin darle una oportunidad, toma en cuenta que la terapia suele ser un buen recurso cuando: 1. Vas por tu propia motivación, 2. Quieres comprometerte con tu bienestar, y por supuesto, 3. Encuentras a un profesional con el que ‘haces click’. La Association of Marriage and Family Therapists de EEUU indica que 3 de cada 4 parejas que acuden a terapia admiten una mejoría en su relación. Sin embargo, las parejas toman, en promedio entre 5 y 6 años para tomar la decisión de ir. Evidentemente, es más complejo abordar esos problemas que están muy arraigados en nuestra dinámica de pareja y que arrastran años de conflictividad no resuelta. De allí el mantra secreto. Hoy, contamos con un número importante de recursos para crear relaciones más plenas, independientemente de si partimos de diferencias en nuestras creencias y valores, de nuestro uso y manejo del dinero, de nuestra distribución de tareas en el hogar y responsabilidad de crianza, e incluso, de diferencias en torno a la intimidad y sexualidad. Les compartimos, además, este par de recursos adicionales:

  • Together Program. Con este programa estatal, se busca que las parejas mejoren su comunicación y manejo del dinero. Existen discusiones adicionales para abordar los retos que enfrentan los padres en la crianza de sus hijos y ofrecen ayuda complementaria para la búsqueda de empleo. Tiene una duración de 6 semanas, es gratuito y está diseñado para incorporar elementos cotidianos que mejoran la comunicación y planificación familiar en general. El proceso está liderado por un psicólogo y una experta en temas financieros, se desarrolla en sesiones grupales con otras parejas, con quienes existen acuerdos escritos de confidencialidad y que acuden con sus bebés, en caso de ser necesario.

  • Médica sexóloga & Psicóloga sexóloga. El problema no es que el sexo disminuya en el matrimonio, el problema es que abandonemos ese espacio de encuentro que alguna vez fue placentero y nutritivo. Con frecuencia, las parejas nos perdemos en ese proceso de edificar y preservar el erotismo y la intimidad. Si existen problemas que no han sido resueltos con una comunicación abierta, intencionalidad y creatividad, puedes considerar un psicólogo sexólogo para explorar su sistema de creencias y valores; mientras que, para problemas orgánicos como los asociados a la eyaculación, el orgasmo, el deseo sexual y la incomodidad en el coito, un médico sexólogo será tu mejor aliado.


Lo sabemos, estos recursos no te ayudarán a tener el mejor Día de los Enamorados de tu vida, pero es probable que te ayuden a añadir más consciencia e intencionalidad a tu relación en la cotidianidad (que es mucho, mucho mejor). Después de todo, en los problemas de pareja, ambos son tan parte del problema como de la solución.




  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2018 by Amazona Foundation